Proveedores de servicio: PAC y PSRDD


Por: Jorge Lopéz Chapa - AMEXIPAC



El inicio de la era de comprobantes fiscales digitales en México fue marcado por la publicación del Anexo 20 de la Resolución Miscelánea Fiscal del año 2004, en el que la autoridad tributaria determinó los estándares tecnológicos para el funcionamiento de la factura electrónica.


Su llegada ha traído consigo innumerables beneficios económicos y operativos a empresas y gobierno, y a México, lo ha posicionado como líder en la materia, constituyendo un importante avance en la visión de un México digital.

Los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC), han jugado un imprescindible papel en el modelo de facturación electrónica mexicano. Los PAC son el eslabón que ha permitido que más de cuatro millones de contribuyentes y el gobierno coincidan en el uso de soluciones y plataformas de tecnología, que, de cara al sector público, garantizan el cumplimiento fiscal de los usuarios, mientras que de cara al usuario impulsan una notable optimización de procesos en los negocios, y que, en conjunto con el SAT y las leyes fiscales, han permitido que hoy en México, la tributación digital sea una realidad.

Como lo hemos citado en ediciones anteriores, para acreditar la certificación de PAC, se requiere cumplir con una serie de requisitos y auditorías que ponen de manifiesto la solidez moral, jurídica y tecnológica de la empresa aspirante, ya que al ser entidades altamente reguladas deben garantizar tanto al SAT como al usuario que cuentan con niveles de servicio y operación de acuerdo a estándares internacionales.

Sin embargo, la convergencia entre el mundo de la tecnología y el mundo fiscal, sigue evolucionando y presentando nuevos retos para todos los jugadores de la industria y para el gobierno mismo, ya que el esquema digital ha proporcionado las bases para seguir generando eficiencias en el tema recaudatorio y en el ciclo comercial de los contribuyentes.

Prueba de ello es la reciente convocatoria lanzada en 2015 por el SAT, para que los PAC interesados obtengan una nueva certificación para convertirse también en Prestadores de Servicios de Recepción de Documentos Digitales (PSRDD), integrando con esto una nueva figura que estará certificada para recibir documentos fiscales de los contribuyentes para proceder a su validación, sellado y entrega al SAT. Esta entrega incluye la declaración del IVA, contabilidad electrónica, declaración anual de asalariados y esquema de pagos.

Entre otras obligaciones para los PSRDD, se encuentran:

Permitir, en cualquier momento, que la Administración General de Comunicaciones y Tecnologías de la Información (AGCTI) del SAT verifique el cumplimiento de requisitos y obligaciones relacionadas con tecnologías de la información, confidencialidad, integridad, disponibilidad, consistencia y seguridad de la información.
Con lo cual el SAT tiene el objetivo de garantizar al contribuyente un nivel adecuado de protección de su información y seguridad jurídica, requiriendo ahora para el uso de los servicios mencionados, su autenticación a través de su FIEL (Firma Electrónica Avanzada).

El PSRDD estará obligado a entregar al contribuyente emisor en un lapso de 5 minutos el documento con el sello digital del SAT incorporado, así como su XML de acuse y representación gráfica; posteriormente deberá hacer el envío del documento digital al SAT en un plazo máximo de una hora, con su correspondiente verificación, mientras que deberá cumplir con condiciones de estabilidad de su servicio, con un downtime límite de .07%.

Hoy por hoy, la convocatoria está abierta para 74 Proveedores Autorizados de Certificación, así como para personas morales en general. Para los PAC interesados en obtener la autorización de PSRDD que hoy llevan ordenada y eficientemente sus operaciones y que prestan un servicio de primer nivel, esta figura vendrá a reafirmar su posición en el mercado, no siendo así para aquellos que aún encuentran áreas de oportunidad en su operación.

En definitiva, los más beneficiados con las nuevas iniciativas del SAT serán los contribuyentes, que bajo la vigilancia de éste organismo recibirán cada vez mejores servicios de valor agregado, con precios razonables, aunado a la tranquilidad de saber que la confidencialidad de su información está garantizada.