Etapas de migración de versiones CFDI y complementos.


Por: Víctor Rodríguez y Jorge Bravo – EDX Solutions


Estimado lector, actualmente estamos viviendo una época de constantes e importantes cambios tecnológicos en la industria mexicana de facturación electrónica, la cual, recordemos, tiene cerca de una década de aplicabilidad en nuestro país, hecho que ha posicionado a México como uno de los máximos impulsores de la citada tecnología. Lo anterior, claro, no sería posible sin el fortalecimiento y modernización de instituciones clave como son el Servicio de Administración Tributaria, el cual, como todos sabemos, es el órgano garante de la recaudación de impuestos en México.

Con este breve introductorio, debemos resaltar que la modernización en dicho campo de facturación electrónica no ha sido sencilla, máxime que las autorizaciones concedidas a los proveedores de facturación electrónica imponen una serie de condicionantes, entre las cuales destacan al día de hoy, la implementación de todos y cada uno de los complementos de CFDI, así como a utilizar el esquema vigente de XML (aún 3.2), pero que en breve será específicamente la versión 3.3, en términos de lo dispuesto por el Anexo 20 de la RMF.

Por lo tanto, con dichas medidas para que los Proveedores Autorizados de Certificación estén en aptitud de certificar cualquier complemento en la versión correcta de XML, se asegura el SAT de eficientar y transparentar la información que transmiten los contribuyentes, generando, por tanto, trazabilidad en los millones de operaciones que se suscitan día con día. 

Tal proceso de modernización en nuestra industria, con la aplicabilidad de los complementos de CFDI y la migración de XML, no es para nada sencillo como se mencionó líneas atrás, pues basta recordar solamente hace unos cuantos años, cuando dicho proceso de migración, y ahora de integración de complementos, simplemente constaba en publicaciones de la RMF, pero que lamentablemente por falta de experiencia o pericia, e incluso falta de supervisión, algunos proveedores de certificación incumplían con las características técnicas de validación para que la información a certificarse fuera la correcta. Este hecho, un tanto penoso, orilló al Servicio de Administración Tributaria a dos temas fundamentales, el primero, a proporcionar una serie de retroalimentaciones a los proveedores, para que éstos, certificaran correctamente los documentos generados y, por otro lado, como fue el caso del complemento de nómina v1.2 y actualmente del de comercio exterior v1.1., se impusiera un proceso administrativo de validación para que, no obstante de que un PAC cuente con autorización vigente para certificar documentos, adicionalmente esté “autorizado” por el SAT para estar en aptitud de timbrar determinados complementos.

Por lo tanto, estimado contribuyente, antes de la salida a un ambiente productivo de cualquier cambio tecnológico que impacte el proceso de certificación, Usted deberá tener en cuenta lo siguiente: 


  1. Es una obligación de los proveedores de certificación.
  2. El SAT publica la información necesaria del esquema, así como el XSLT y las validaciones adicionales. De igual forma, proporciona una Matiz de códigos de error, mensajes estandarizados y batería de pruebas. 
  3. Se disponibiliza un ambiente de pruebas por parte del SAT.
  4. Internamente, cada proveedor desarrolla los cambios tecnológicos necesarios.
  5. Existe una aprobación interna de QA sobre los cambios por aplicar.
  6. Se realizan pruebas de entrega-recepción con el SAT, además de obtener evidencias de entrega.
  7. Generalmente, el PAC proporciona al Contribuyente un ambiente de pruebas sobre los cambios a implementar. 
  8. En su caso, se programa una ventana de mantenimiento, de la cual Usted deberá estar notificado. 
  9. Se informa el resultado de la aplicabilidad de los cambios, mediante caso de aviso.
  10. En su caso, el SAT realizará una publicación sobre la aceptación en cuanto a la migración de dichos cambios, garantizando que el proveedor cumple con la generación y certificación de documentos. 

Finalmente, como habrá podido observar, un cambio de versión o actualización de complementos de CFDI es una tarea bastante importante, pues con la serie de procesos enunciados, se garantiza que usted obtenga la máxima calidad para el cumplimiento de una sencilla, pero ardua labor de naturaleza fiscal y tecnológica.

Comercio Exterior 1.1


Por: Saúl González y Alejandro Marín - Pegaso Tecnología


Como se anunció desde la Resolución Miscelánea Fiscal para 2016, una de las nuevas obligaciones fiscales digitales que se integran al modelo electrónico de fiscalización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) es el uso del Complemento de Comercio Exterior (CCE) para todas aquellas operaciones de exportación definitiva con clave de pedimento “A1”.

  1. Tres propósitos fundamentales detonaron la necesidad de crear este nuevo complemento: Eliminar las discrepancias que existían entre Pedimentos, COVE y CFDI para operaciones de comercio exterior (estandarización)
  2. Tener mayor trazabilidad de las operaciones para efectos de impuestos internos 
  3. Aprovechar los beneficios del CFDI en términos de autenticación, no repudio e inmediatez para la obtención de información aduanera.
La necesidad de contar con un estándar útil tanto para las Autoridades Fiscales como para los Contribuyentes, obligó a aplazar en diversas ocasiones el inicio de su vigencia, pero también abonó a que el complemento se perfeccionara publicándose la primera versión en marzo de 2016 (versión 1.0), actualizándose en enero de 2017 con la versión 1.1.

La fecha establecida para iniciar con la utilización de cualquiera de las dos versiones es primero de marzo de 2017 (http://www.sat.gob.mx/informacion_fiscal/factura_electronica/Paginas/USO-DEL-COMPLEMENTO-PARA-COMERCIO-EXTERIOR-1.1.aspx).

La facilidad de utilizar la versión 1.0 debe tomarse con cautela, ya que, si la operación en cuestión se encuentra en alguno de los siguientes supuestos, se hace obligatorio el uso del CCE v.1.1:
Propietario de las mercancías distinto al receptor en el caso de traslados.
Fracción arancelaria no disponible en la versión 1.0.
Exportación de mercancías no sujetas a enajenación (consignación, muestras, devoluciones, etc.)

El objetivo de este artículo, a unos días de cobrar vigencia el citado complemento, es el de apoyar a nuestros lectores a confirmar su correcta utilización antes de salir en producción.

Principales diferencias entre versión 1.0 y 1.1:
Se extrajeron del estándar 1.1 los catálogos de información tales como Tipos de Operación, Clave de Pedimento, Incoterm, País, Fracciones Arancelarias y unidad de medida aduana para ser publicados por separado en la página del SAT, facilitando su actualización y no dependiendo de los tiempos de publicación de Modificaciones Misceláneas.
Condicionalidad en el uso de nodos y atributos. Con estas indicaciones, se precisa que cuando determinado supuesto se presente, el nodo o atributo que era opcional se convierte en requerido, por ejemplo: MotivoTraslado es requerido cuando la exportación solo se trata de un traslado de mercancías.
Se agregaron atributos para detallar el domicilio del emisor y receptor del CFDI, dado que en la nueva versión de CFDI (3.3) ya no existirán estos bloques de información.
Se agregaron atributos para identificar al Propietario de las mercancías, en caso de que el motivo del traslado sea por envío de mercancías de terceros.
Se puede indicar más de un destinatario por CFDI.

Para facilitar el entendimiento de las diferencias entre versiones del CCE 1.0 y 1.1, se acompaña el siguiente gráfico:






Aspectos fundamentales a considerar:

  • El CCE en su versión 1.1. ya puede utilizarse en CFDI de Ingreso, Egreso y Traslado. La versión 1.0 solo en CFDI de ingreso.
  • El Motivo de Traslado se convierte en requerido cuando las mercancías exportadas no son objeto de enajenación o siéndolo, sean a título gratuito.
  • El atributo “NumeroExportadorConfiable” se convierte en requerido únicamente para exportaciones a la Unión Europea y es el número de exportador autorizado.
  • Atributo “Subdivision”. La subdivisión se refiere a aquellos casos en que las mercancías especificadas en el CCE se trasladen en más de un medio de transporte.
  • El Tipo de Cambio USD a utilizar, debe ser acorde a lo establecido en el tercer párrafo del artículo 20 del Código Fiscal de la Federación.
  • Considere la actualización de los catálogos de clientes/partes relacionadas en el ERP/Sistema Administrativo, específicamente en cuanto al “Tax ID”, toda vez que el valor que se incluya en los atributos “NumRegIdTrib” para Receptores y Destinatarios será validado por el PAC en cuanto a estructura (i.e. Canadá) y en algunos casos se validará su vigencia y existencia en bases de datos del SAT (para México a la fecha de publicación de este artículo y próximamente Estados Unidos).
  • Cuando derivado de que la fracción arancelaria indique una unidad de medida que deba convertirse mediante cálculos aritméticos y que, en combinación con el tipo de cambio, el resultado no corresponda exactamente al monto original, una de las validaciones que deberán realizar los PAC es que el “ValorDolares” se encuentre dentro del rango del límite inferior y superior calculado de acuerdo a lo dispuesto en el Estándar del Complemento de Comercio Exterior v.1.1 publicado en la página del SAT.
  • Número de Identificación entre mercancías y conceptos debe ser el mismo para poder verificar que ambos bloques de información tengan consistencia y no hay posibilidad de indicar el mismo número de identificación en dos conceptos en el mismo CFDI, es decir se debe ocupar un solo concepto y en cantidad debe venir el número total.


1  Artículo 22 del Anexo 1 del Tratado de Libre Comercio con la Asociación Europea. 

2  “Para determinar las contribuciones y sus accesorios se considerará el tipo de cambio a que se haya
adquirido la moneda extranjera de que se trate y no habiendo adquisición, se estará al tipo de cambio
que el Banco de México publique en el Diario Oficial de la Federación el día anterior a aquél en que se
causen las contribuciones. Los días en que el Banco de México no publique dicho tipo de cambio se
aplicará el último tipo de cambio publicado con anterioridad al día en que se causen las contribuciones.” (CFF Art. 20, párrafo tercero)