Nueva Factura CFDI versión 3.3: Se acabó la fiesta



 Español      English


Por: Jesús Pastrán - ATEB



Y así lo veo en realidad, no más facturas que no cuadran, no más tipos de moneda con diversas acepciones (USD, US dollar, dólares americanos, dólares, etc). No más sumas, restas y quebraderos de cabeza para encontrar qué facturas nos pagaron o cuáles se acreditó el proveedor con nuestro pago, no más Registros Federales de Contribuyentes (RFC) inexistentes, los fantasmas ya no podrán comprar bienes ni cobrar nóminas, no más facturas con conceptos sin valor, en fin; con la llegada de la nueva factura electrónica versión 3.3, se reduce el espacio para errores.  


Afortunadamente para todos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) atendió las diversas voces que solicitaban tiempo adicional para llevar a cabo los cambios en procesos y adecuaciones que conlleva la nueva factura electrónica y los documentos que la acompañan.

El pasado 12 de mayo, el SAT publicó que se dará la facilidad de que la versión 3.2 conviva con la nueva versión 3.3 hasta el 30 de noviembre del 2017. Igualmente se publicó que el uso del complemento para recepción de pagos es opcional hasta esa fecha.

Resulta de mucha ayuda el proceso de convivencia, ya que si bien todos los contribuyentes pueden optar por generar los documentos en la nueva versión, es también claro que no todos los procesos estarán listos para recibir y procesar los nuevos documentos en todos los sistemas de cuentas por cobrar y por pagar, dados los cambios en datos y en procesos que requiere esta nueva versión.

Veamos los cambios más importantes que tiene la nueva versión:
  • Lo primordial desde mi punto de vista es que se agregaron REGLAS DE VALIDACION, aritméticas, de congruencia y condicionales, las cuales serán aplicadas por el Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) ANTES de entregar el timbre. Estas reglas aseguran la congruencia y la limpieza en la información que recibirá el SAT, lo cual es algo que ayudará enormemente a acelerar el paso de las transacciones entre diferentes participantes del modelo, ya que los errores de cuadre, de catálogos y de datos maestros, pueden ser descubiertos con antelación a la entrega de la factura, lo cual reducirá las validaciones que se hacen el día de hoy. Si la factura no cuadra, simplemente no se puede emitir. Si el RFC del contribuyente receptor no existe en el catálogo del SAT, tampoco. Hay muchas validaciones adicionales que se realizan sobre la información, con lo cual la información será más precisa.
  • Se crean dos nuevos tipos de documento (Nómina y Pago) y se manejan limites superiores en el monto de casi todos los comprobantes, de acuerdo a la siguiente tabla:


Los valores máximos representados en pesos en la tabla, pueden ser modificados por el contribuyente a través de su buzón tributario, en caso de que se rebasen los mismos, se deberá solicitar por medio de un proceso, NO AUTOMÁTICO, una clave de confirmación al PAC, la cual corrobore que los datos proporcionados no son derivados de un error. La clave de confirmación también se debe solicitar para el atributo tipo de cambio, si se rebasa un límite superior o inferior de variación definido en un catálogo de monedas del mismo estándar.
  • Se eliminan los atributos de dirección. Lo anterior por lo menos será un reto para el manejo de los reportes impresos de factura, además de que hay algunos contribuyentes que usaban esta información para alimentar bases de datos de consumo frecuente o de localización geográfica de clientes actuales y potenciales. Lo que se debe hacer en estos casos es definir de dónde se obtendrán estos datos ahora, o si el definir una adenda que los contenga es suficiente. Se requieren cambios en los reportes si es que la información ya no aparecerá para prevenir espacios en blanco o letreros vacíos.
  • Se eliminan los atributos actuales relacionados con pagos en parcialidades (folio fiscal original y todos los relacionados) debido a que se provocaban confusiones en su uso y daba lugar a errores en los contribuyentes y la autoridad, al existir la posibilidad de duplicar, de forma errónea, los ingresos relacionados con un pago en parcialidades. Se sustituye este manejo por el nuevo complemento de recepción de pagos con el cual el manejo es mucho más claro para todos.
  • El requisito de la cuenta de pago desaparece del documento estándar, pero se requiere más detalle en el caso de las operaciones pagadas en parcialidades o en aquellas que son pagadas con posterioridad a la emisión del comprobante CFDI, la información adicional forma parte del nuevo comprobante de Pago. Este nuevo documento es el que representa, desde mi punto de vista, el mayor reto pero también, el mayor beneficio para las áreas de cuentas por pagar y por cobrar. Hoy en día es casi siempre un proceso tortuoso la conciliación de lo pagado por el cliente contra los documentos que debe. Se hace en muchísimas industrias de forma casi artesanal el proceso de revisión y asignación de los depósitos contra los documentos por cobrar en las empresas. Sumas y restas, aplicación manual de notas de crédito, descuentos no notificados, devoluciones, en fin, un sinnúmero de variantes que hacen que el proceso se lleve mucho tiempo y recursos. Con esta nueva disposición, se tiene la oportunidad magnífica de hacer automático el proceso, simplemente con proporcionar por parte del PAGADOR, la información de lo que está pagando (fecha, monto, facturas al menos) y con eso, asegurar que el proveedor genere de forma correcta y AUTOMÁTICAMENTE, el documento de recepción de pagos. De no hacerse de esta forma, se corre el riesgo de que el trabajo manual se multiplique en ambos lados (cliente/proveedor). Algún contribuyente me comentó “Y yo porque le voy a hacer fácil la vida al proveedor? Porque le voy a hacer su chamba?”. Yo respondí que porque de lo contrario, la probabilidad de que le entregaran documentos de pago erróneos aumentaba y eso provocaría a su vez, más revisiones de ambos lados. Con eso fue suficiente para que se convenciera de mandar la información que, de cualquier forma, solo el PAGADOR tiene.
  • Las adiciones más relevantes en cuanto a atributos se dan en el nivel de conceptos, en los cuales se agregaron varios datos. Primero el dato de ClaveProdServ, el cual debe ser relacionado en TODOS los conceptos de los CFDI, de forma obligatoria y están contenidos en un catálogo que tiene más de 50,000 entradas, sin embargo, están clasificados de la siguiente manera: los primeros dos dígitos son para la división, los dos dígitos siguientes son para el grupo, los siguientes dos para la clase y por último los dos del final para la subclase si es que existe. Lo que resalta es que en caso de algunos productos se deben verificar las columnas relacionadas con cada producto para la fecha de vigencia de la entrada, el manejo de impuestos y en algunos casos, inclusive la necesidad de un complemento fiscal específico para cierto tipo de productos o servicios.
  • El manejo de los descuentos e impuestos es a nivel de cada partida y deben cuadrar perfectamente con los totales. Los totales de impuestos y descuentos no pueden existir a menos que exista su contraparte en los nodos de Concepto correspondientes.  Esto permite ahora si desglosar a detalle cada descuento y cada impuesto por cada producto.
  • Los pedimentos aduanales serán validados de acuerdo a los catálogos proporcionados por el SAT, así que ahora si no se permitirá la captura de información de pedimentos inexistentes cuando se trate de ventas de primera mano.
  • Un punto igualmente importante que se documenta y regula, de ahora en delante, de forma explícita es el de los anticipos; en los cuales la autoridad nos da tres opciones posibles dependiendo del escenario:
a)       Facturación aplicando anticipo con remanente de la contraprestación.
b)      Facturación aplicando anticipo como pago en parcialidades.
c)       Facturación aplicando anticipo con CFDI de egreso.

Para dar todo el detalle de los cambios que traerá consigo el nuevo anexo 20 se necesita más que un artículo, sin embargo se pueden acercar con su PAC y seguramente les apoyará a resolver las dudas adicionales, pero para concluir solo les recomiendo que comiencen a trabajar en la migración, YA. Es un cambio que afectará para bien, pero que requerirá el esfuerzo y coordinación de las áreas de finanzas, fiscal, de sistemas, el proveedor de aplicaciones, el PAC y el SAT para lograr el resultado definido por la autoridad. El momento de actualizarse llegó, no hay mañana. “Se acabó la fiesta”.